Cómo reducir el gasto en iluminación de un centro comercial

La tecnología LED define espacios y crea ambientes agradables a la vez que reduce el consumo eléctrico y de mantenimiento de la iluminación en centros comerciales.   

Un 45% de la energía consumida en un centro comercial corresponde a la iluminación. Así lo estima la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid (Fenercom) en sus diferentes guías de auditorías energéticas orientadas a estos edificios. La guía resalta la necesidad de realizar mejoras de eficiencia energética en este sector (casi la mitad de su consumo es de iluminación, otro tanto es de climatización y el resto, un 10%, corresponde al transporte mecánico, frío industrial y otros usos). Algo a lo que la iluminación LED puede contribuir significativamente.

Los centros comerciales son grandes generadores de costes de iluminación porque en su interior se ubican locales de negocio (tiendas, supermercados,…), de ocio y cultura (bares, cafeterías, restaurantes, galerías, cines, etc.) que deben permanecer abiertos durante gran parte del día e, incluso, de la noche. De aquí la necesidad de reducir el importe de la factura de la luz sin que se vea afectada la calidad del servicio que se ofrece a los clientes y sin que perjudique la producción de los empleados.

Consumo energético en un centro comercial

El gasto en iluminación de un centro comercial supone un 39% del total de consumo energético

El gasto en iluminación de un centro comercial supone un 39% del total de consumo energético. Gráfico: Fenercom

Al ahorro energético y la creación de entornos agradables contribuyen las soluciones de iluminación LED, que son capaces de adaptarse a cualquier medio y crear diferentes ambientes. En definitiva, se trata de reducir el consumo y aumentar la eficiencia energética mediante la utilización de una iluminación inteligente y eficiente.

Y es que en un centro comercial hay que tener en cuenta primero las necesidades de iluminación que tienen las diferentes áreas (exterior e interior), locales (comercios, locales de restauración, etc.), zonas comunes (pasillos, galerías, parking…), zonas privadas (almacenes, oficinas, etc.) para saber cómo se pueden reducir costes y consumos al tiempo que mantener el bienestar y el confort de las personas que visitan y trabajan en ellos.

Iluminación exterior

Especial importancia tiene para un centro comercial la iluminación exterior. Es la “carta de presentación”, el reclamo para que nuevos clientes se acerquen a sus instalaciones y el recordatorio para los clientes habituales que el centro comercial está a su disposición.

Una buena iluminación exterior ayuda a que un edificio resulte atractivo y que la gente acuda a él para conocerlo, algo vital para un inmueble de estas características que tiene que atraer a la mayor cantidad de clientes y consumidores posible.  Este tipo de iluminación artística de las fachadas tiene que estar en funcionamiento un gran número de horas y ser versátil para ofrecer variadas gamas de colores y ser capaces de adaptarse a cualquier forma y superficie. Y todo ello con el mínimo consumo, que es, precisamente, una de las características de la tecnología LED.

Del exterior también debemos resaltar el alumbrado de las zonas de acceso y aparcamientos en superficie. Son unas áreas que deben estar bien iluminadas para ofrecer seguridad a sus usuarios durante un gran intervalo de tiempo y, por lo tanto, son “responsables”  en un elevado tanto por ciento de la factura de la luz.

Gracias a la instalación de sistemas más eficientes  basadas en tecnología LED (que están utilizando cada vez más ayuntamientos para el alumbrado público en sustitución de las lámparas de sodio a bajo presión) se pueden disminuir los costes por su menor consumo eléctrico  (hasta un 80% menos) y ahorro en el mantenimiento (la reducción en este apartado puede llegar al 99%).

iluminacion LED en centros comerciales

La iluminación LED crea ambientes agradables para los clientes y reduce la factura eléctrica y de mantenimiento en centros comerciales.

Iluminación en el interior del recinto

Funcionalidad y diseño se unen en el interior de los centros comerciales: desde las áreas donde debe haber una iluminación funcional para que el usuario se desenvuelva de forma cómoda (leyendo letreros de información por ejemplo) hasta zonas donde se requiere una iluminación de ambiente, en las que los colores que se utilicen influyen en el ánimo de sus usuarios, por ejemplo.Una buena instalación lumínica basada en luminarias LED puede servir para llamar la atención de los clientes y que acudan a un establecimiento determinado, para resaltar los productos que se exhiben en el escaparate de un comercio, para ofrecer espacios de relax a los usuarios o para que los empleados del centro desarrollen de forma correcta sus funcione.

La mayoría de los centros comerciales también cuentan con aparcamientos interiores a los que dedican amplias zonas para albergar un gran número de vehículos. La luz es fundamental en este tipo de espacios en los que tiene que haber una gran visibilidad para circular sin problemas en los subterráneos, para encontrar una plaza libre y para que peatones y conductores vean y sean vistos y así evitar accidentes. Las lámparas LED son una solución eficaz para controlar el gasto que supone tener que iluminar este tipo de espacios durante un largo periodo de tiempo y también ayudan a disminuir la emisión de gases contaminantes porque con una mejor visibilidad un conductor tarda menos en buscar un espacio desocupado. Además, este tipo de lámparas se pueden combinar con sistemas de detección de presencia y movimiento, por lo que también se pueden generar ahorros mayores en el consumo de energía.

Aunque no sean visibles por el gran público, los almacenes también son parte importante de los centros comerciales, en especial los que contienen las mercancías y productos de supermercados e hipermercados que requieren de gran espacio de almacenaje y ser enormemente funcionales para guardar primero el género en su espacio asignado y después ser trasladado rápidamente a su punto de venta. Aquí juega un papel fundamental  la iluminación, que debe ser eficiente porque incide directamente sobre la calidad del trabajo, la productividad y la seguridad laboral, aspectos sobre los que las lámparas LED pueden influir positivamente.

Objetivo: mejora de la eficiencia energética

Las soluciones de iluminación LED contribuyen a conseguir espacios más eficientes en el uso de la energía, lo que contribuye a la reducción de costes, reducción del consumo energético y de la huella de CO2, mejorar la competitividad y mejorar la imagen pública en el centro.

Etiquetas:, ,

Periodista de Coonic. Especializado (e interesado) en ciencia, energía y nuevas tecnologías.

Los comentarios están cerrados

Afiliaciones y Reconocimientos